Pin It

Widgets

Facundo Cabral, El Mensajero de la Paz

Visita La Plata | 21:17 | 0 comentarios

“Que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que le destruya hay millones de caricias que alimenta a la vida.” La consigna y la vida de un hombre que pasó las peores tragedias que puede vivir una persona, pero que siempre salió adelante con un mensaje de amor y paz que recorrió más de 150 países.

Fue un 22 de mayo de 1937 cuándo literalmente en una calle de La Plata una madre dio a luz a Facundo Cabral. Siendo el séptimo hijo, el padre abandonó la familia un par de días antes del improvisado parto. Por si no fuera poco, durante su estancia en Berisso, el abuelo materno los expulsó de la casa por no poder pagar el alquiler.
Sus primeros ocho años se iniciaron con tragedia, y con el paso del tiempo no mejoraron. Cuatro de sus hermanos fallecieron por el frío, la mala alimentación y las enfermedades típicas de la pobreza extrema de los años ’40. Su madre Sara recién logró la estabilidad laboral y habitacional en Tandil gracias a que Facundo superó la guardia de seguridad de la Primera Dama, Eva Duarte de Perón, para pedirle ayuda, quien habría respondido “por fin, alguien que me pide trabajo y no limosna”.
Pese a la pequeña mejora de su situación, Facundo Cabral debió abandonó su casa y comenzar a trabajar en la calle con el seudónimo “El Hijo de Sara”, pues el maltrato de su propio abuelo le impedía incluso el derecho básico de comer en la mesa familiar “por parecerse físicamente a su padre”. 
Rodeado por la adversidad y marginalidad, a los nueve años cayó en alcoholismo y fue internado en un reformatorio. A los 14 volvió a queda preso por “violento”, pero tiene la suerte de conocer un cura jesuita que le  cambiaría la vida. Con su ayuda aprendió a leer, escribir y a desarrollar una pasión por el saber en general. En solo tres años terminó la primaria y la secundaria, y luego huyó de la cárcel con ayuda de su mentor. Una vez más en la calle, conviviendo con vagabundos que le enseñaron sobre religión y música.

“El 24 de febrero de 1954, un vagabundo me recitó el sermón de la montaña y descubrí que estaba naciendo. Corrí a escribir una canción de cuna, Vuele bajo, y empezó todo."

Siguiendo los pasos en el folklore de Atahualpa Yupanqui y a José Larralde comenzó a forjar su trayectoria en la música popular y de protesta. La Argentina debatía modelos políticos autoritarios de izquierda y derecha; dónde los problemas políticos se pretendían resolver con golpes de estado, asonadas militares, guerrillas subversivas o atentado terroristas. Pese a la tendencia violenta del país y toda la región latinoamericana, Facundo Cabral eligió el camino de la Revolución de la Paz.”
Finalmente en 1970 grabó su primer disco “No soy de aquí ni soy de allá”, traducido en nueve idiomas y con la participación de grandes artistas del momento como Julio Iglesias, Pedro Vargas y Alberto Cortez.

Pese a ser un cantautor de la paz, su mensaje de contenido crítico fue mal visto por los sectores de extrema derecha argentina. En el marco de la Triple A y la siguiente Dictadura Militar de 1976 debió exiliarse en México para salvar su vida, hasta 1984. Pero este destierro no hizo más que potenciar su espíritu de caminante, pues la censura lo impulsó a recorrer más de 150 países y que algunos de sus canciones sean traducidas en 30 idiomas diferentes.
Cuándo logró retornar a la Argentina ya era un gran artista consagrado, con conciertos que reunían miles de personas en cada presentación. En este tiempo conoció grandes personalidades, celebridades mundiales e sabias mentes anónimas que tomaron voz en sus poemas y canciones. 
Pero pese al gran éxito, su vida no cambió de filosofía bohemia, su lucha por la paz ni las tragedias de la vida, mucho menos las grandes tragedias que continuaron rodeándolo. En 1979 falleció en un accidente de avión su primer gran amor, quien estaba embarazada de su único hijo. Facundo recordaría este suceso como uno de sus mayores dolores en la vida.

¡Habría que acabar con los uniformes que le dan la autoridad a cualquiera! ¿Que es un general desnudo?

En 1996 alcanzó su máximo reconocimiento, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO-ONU) lo galardonó como el “Mensajero Mundial de la Paz”. Su repertorio de música, poesía, narraciones, improvisación y humor cubrían todos los aspectos de la vida, desde la necedad del odio y las guerras hasta los mínimos placeres cotidianos y la autoayuda frente a la depresión.

La edad y el ritmo de vida le pasaron factura a su cuerpo, perdió gran parte de la vista, desarrolló hipertiroide, problemas en los huesos y oído, pero su mayor drama fue el cáncer en la vejiga que lo llevó a someterse a quimioterapia y operaciones cada tres meses; incluso inicialmente no le de daban más de 4 meses de vida. Aun así no bajó los brazos, quería terminar su inagotable obra. Grabó 35 álbumes, escribió 22 libros y una desconocida cantidad de pinturas. Con su trabajo recibió tres discos de oro y dos de platino, lo cuales se los regaló a un taxista curioso. Además fue nombrado como “Miembro Honorario de Amnistía Internacional“ y fue propuesto como Premio Nóbel de la Paz por el Presidente de Costa Rica, Oscar Sanchez.

En 2011, abatido por sus problemas de salud, inició la que sería su última gira por Centro América. El 9 de julio, luego de un show en Guatemala, se dirigía al aeropuerto internacional para continuar su camino hacía Nicaragua, pero fue víctima de un atentado terrorista. La camioneta conducida por el al empresario Henry Fariña fue interceptada y tiroteada desde tres vehículos conducidos por sicarios. Si bien se cree que el ataque estaba dirigido hacía el empresario, los disparos impactaron en el gran cantautor, quien según la autopsia no tuvo tiempo ni de sentir dolor por las heridas y pudo dejar el mundo terrenal con una expresión facial de paz.

"De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones".

Archivado en:: ,

0 comentarios