Pin It

Widgets

Un León Platense por Convicción

Visita La Plata | 4:59 |

Eran los primeros meses del año 2001 cuándo la localidad de Tolosa, Partido de La Plata, recibió con los brazos abiertos a un muy querido vecino. Aun faltan varios años para que Alejandro “Pachorra” Sabella alcanzara la cúspide de su carrera; pero él ya se establecía definitivamente como un platense por adopción; un lugar al cuál definió como “su lugar en el mundo”.

Alejandro Sabella nació en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, un 5 de noviembre de 1954. En su infancia jugó en el GEBA, hasta que finalmente se animó a probar en el Club River Plate. De inmediato entró a las inferiores, y en 1974 debutó como la Primera División. En estos años también comenzó a forjarse su apodo “Pachorra”, puntualmente durante el torneo “Sudamericano Juvenil de Chile” (1974).

En 1978 fue transferido al “Sheffield United”. El equipo pasaba un pésimo momento deportivo e incluso descendió de categoría, pero “Sir Alex Sabella” se ganó el corazón de los hinchas, quienes lo eligieron como el mejor jugador del plantel. La temporada siguiente el equipo remontó, pero no lo suficiente, y Pachorra Sabella firmó contrato con el “Lead United”, de primera división. Durante sus tres años se ganó el cariño y el respeto de ambas en hinchadas, al punto de que una banda adoptó el nombre “Alex” en su honor.

Hacia fines de 1981 la situación había cambiado. El equipo británico había sumado muchos refuerzos, lo cuál dificultaba la titularidad. Pero en paralelo, el Doctor Carlos Salvador Bilardo diagramaba un gran equipo para Estudiantes de La Plata.
En una entrevista realizada por Diego Borinsky reconstruye este momento. Estudiantes de La Plata deseaba renovar su plantel y retomar una nueva edad de Oro; pero los números no jugaban a su favor. Aun así el Director Técnico juntó un dólar sobre otro dólar, algunos provenientes del Club, y otros de su propio bolsillo. Con solo 20 mil dólares viajó hasta Gran Bretaña para sellar el acuerdo. ¡Sabella volvía a la Argentina! La negociación no fue fácil. Incluso, la anécdota cuenta que Bilardo hasta tuvo que pedirle prestado dinero a Sabella para poder volver.

En 1982, junto a Russo, Ponce y Trombbiani, Sabella encabezaba una era de gloria para El Pincha Rata, el León del Bosque. Ese año ganaron el Torneo Metropolitano, y al año siguiente el “Torneo Nacional”.
En una entrevista brindada en el documental “La Plata Ciudad Mágica”, Pachorra Sabella contó: “Viví cosas muy fuerte acá. Como no puedo separar lo deportivo, lo personal y lo que es la ciudad en si. Por empezar mi señora es de acá. Mi mejores años como jugador de fútbol las viví acá.”
Durante su vida como futbolista y Asistente Técnico Profesional debió continuar sus viajes por diferentes equipos, ciudades y países (Argentina, Italia, México, Brasil y Uruguay). Pero en el año 2001, se consolidó finalmente como platense. No son pocas las historias y anécdotas sobre ese vecino de Tolosa que corría en la rambla de avenida 32. También se hizo muy conocida la historia de aquél DT que abrió las puertas de su casa para dar refugio a los vecinos afectados por la trágica y nefasta inundación del 2013.
Con una personalidad muy amable, accesible y humilde; Sabella no solo volvió a la ciudad, sino que también en el año 2009 volvió al Club Estudiantes de La Plata, esta vez debutando como Director Técnico. Durante estos años no faltaron excusas para que la ciudad vuelva a teñirse de rojo y blanco. Una tercera época de Oro se consolidaba en el Club. En su primer año El León ganó la Copa Libertadores de América y del Torneo Apertura 2010. Además también se consagró como  subcampeón del Mundial de Clubes de la FIFA y de la Recopa Sudamericana.

   

Finalmente en agosto de 2011 se convirtió el Director Técnico de la Selección Argentina, la cual venía muy la golpeada por las sucesivas derrotas, mal desempeño y desorganización entre los dirigentes y el plantel.
La llegada de Sabella marcó el final de la inestabilidad. No fue sencillo, las críticas iniciales fueron muchas, pero los éxitos no tardaron en llegar. En las Clasificatorias hacía el Mundial (2011-2013) el Seleccionado Argentino se consagró en el primer puesto. Con 32 puntos y 16 partidos disputados, también se llevó el reconocimiento de ser la formación más goleadora con 35 anotaciones; entre esta el 4-1 contra Chile, el 4-0 frente a Ecuador y el 3-0 a Uruguay.
La siguiente etapa tampoco fue sencilla, muchas selecciones llegaron al Mundial Brasil 2014 como “preferidas”. Pero el equipo argentino lejos de ser intimidado, pasó fase tras fase, hasta alcanzar la Semifinal contra la Naranja Mecánica (Países Bajos) y la gran Final contra Alemania. Y si bien la casaca Albiceleste debió conformarse con la medalla de plata, por muy poco, el éxito estaba consumado. La Selección Argentina había vuelto a ser lo que era, o que fue y lo merece siempre ser. Gracias a Sabella, la Selección Argentina volvió a soñar y acariciar campeonatos, con el orgullo y la Gloria, luego de 24 años de derrotas.

   

Después de dejar la Selección Nacional y recorrer unos pocos Clubes, Alejandro “Pachorra” Sabella, abandonó las canchas para siempre. En 2016 se casó con su pareja Silvina Rossi y volvió a su tranquila vida en el barrio de Tolosa, desde donde siempre mantuvo contacto estrecho con la vida del Club Estudiantes de La Plata y los sucesos de la Ciudad.

Tras una vida de mucho esfuerzos y compromisos deportivos, los cuales nos llenaron a todos de Gloria y Alegría, Alejandro “Pachorra” Sabella cerró sus ojos. El joven León Campeón de 1982, el sabio Líder de Manada del 2009 y 2014, debió partir. Un triste 8 de diciembre de un ya trágico año 2020. Aunque sus logros y huellas, jamás serán olvidadas.

Archivado en:: ,