Uno de los apodos de la ciudad de La Plata hace referencia a la urbe más famosa y espléndida del Imperio Griego: Atenas. Normalmente esta condición se asocia a varias ciudades del mundo por la arquitectura clásica y la presencia de universidades, pero en nuestra región el concepto alcanza un nivel superior.

La Arquitectura Clásica

La Antigua Atenas por siempre será recordada como un faro de civilización humana, pero su firmas más populares vinieron con la arquitectura, desde el majestuoso Teatro hasta el imponente Partenón con sus columnas y frontis triangulares. Y es en este sentido que el escritor y poeta Horacio Castillo afirmó: “La Plata parecía una réplica de la Atenas de Pericles. Sus palacios, sus avenidas, sus jardines, su arboleda, su estatuaria, remedaban esa polis sagrada, y hasta la Catedral trunca –como un Partenón sui generis”

    

Este es un estilo muy difundido por el Mundo, en la ciudad de La Plata se puede apreciar en los palacios públicos y educativos. Los tres casos más conocidos en el Museo de Ciencias Naturales y el Cementerio Municipal, pero también hay rastros puramente Clásicos en el Museo de Física, el Palacio de Justicia, , el Palacio Legislativo y en el Campo de Deportes. Y por si no fuera suficiente, de manera ecléctica, también aparece en el Anexo del Senado, el Banco Nación, los Teatro Martín Fierro y La Princesa, y en muchísimas casas privadas de época. Incluso, observando con atención, hasta se puede identificar el pleno uso de los cuatro tipos de capiteles griegos: Dórico, Jónico, Toscazo y Compuesto.

Cunas del Conocimiento

Prestigiosos autores como Henríquez Ureña en “Utopía de América”, Cesarían Lupati en “Vida Argentina” y nuevamente Horacio Castillos; han sostenido que la comparación con Atenas siempre debe pasar por ser una cuna de los saberes. Toda ciudad moderna que intenta compararse con la épica urbe griega debe tener una Escuela y Profesores con reconocimiento internacional; algo que en La Plata ocurre mucho. En estas calles conviven 2 Universidades Públicas, 5 Privadas, un Conservatorio y muchas escuelas de Teatro. En particular la UNLP se encuentra entre las 10 más importantes de Latinoamérica y entre el 4% mejores del mundo según diferentes ranking internacionales como el CSIC. Desde su nacionalización en 1905 fue considerada la “Oxford de Sudamérica” por ser la Primera Casa de Altos Estudios que abrazó el sistema científico experimental.

    

En la infinita lista de personalidades destacadas que fueron profesores, investigadores y/o egresados de la UNLP se pueden incluir al Dr René Favaloro (cardiocirujano), Dr Ernesto Sábato (físico y novelista), Perez Esquivel (Premio Nobel), Luis María Drago (padre de la doctrina geopolítica latinoamericana), Carlos Saavedra Lamas (Premio Nobel), Florentino Ameghino (naturista contemporáneo a Darwin), Alfredo Palacios (jurista), Mario Bunge (Matemático, Físico, Epistemólogo y filósofo), Miguel San Martín (ingeniero en Jefe de la NASA), Emilio Pettoruti (artista), Teófilo Tabanera (padre de la astronáutica latina), la Dra. Virpi Niemela (astronomía) y muchísimos otros profesionales que participan en proyectos mundiales. Regularmente algunos egresados de la UNLP son considerados entre los científicos más influyentes del mundo.

Un Trazado Único

Pero en esta comparativa entre urbes se puede hilar mas fino si se analiza la fusión entre el arte, la arquitectura, el conocimiento, los valores y las historias. Y este es el punto dónde la ciudad de La Plata realmente se distingue de cualquier otra ciudad del Mundo: una planificación urbana matemática e ideológica, o dicho de otro modo “Ciencia + Democracia”, que pudo crecer sin alterar tanto su matriz central.

Cuándo en 1882 se definió la traza urbana de la ciudad no se tomaron números, formas ni lugares al azar. Cómo existía la posibilidad de crear el trazado completamente desde la nada sobre una superficie llana, las matemáticas pudieron ser las grandes actrices en el trazado urbano. Y si bien la existencia o no del número áureo como directriz es un poco cuestionable, los urbanistas e ingenieros como Juan Martín Burgos y Pedro Benoit pudieron jugar bastante con las formas geométricas y las ilusiones visuales.

    

La base fundamental del Casco Urbano es la representación moderna del esquema creado Hipódamo de Mileto en la Antigua Grecia: una cuadrícula de calles que se cruzan perpendicularmente unas con otras bajo una regularidad, el orden y la simetría perfecta. Mientras que el Eje de la avenida 52 como director de los Palacios de Gobierno es una evolución hacía el esquema romano. Incluso el arquitecto patrimonialista Rubén Pesci, en varias entrevistas, suele relacionar el ordenamiento y los edificios también con una visión del funcionamiento de la Democracia. Una afirmación sostenida a partir del fácil acceso y tránsito que hay hacía los Palacios.

La ciudad de La Plata no es la única urbe del mundo que intentó construirse en base a una cuadrícula, pero es la única metrópolis que logró crecer respetando el Plan Hipodámico. Lamentablemente se perdieron la plazas exteriores al Casco Urbano, pero se retuvieron las líneas rectas y las avenidas cada seis cuadras. Mientras que París, Barcelona, Santo Domingo, Bogotá, Santiago o Caracas no lograron mantener y extender la traza.

    

Por si todo lo anterior no fuera poco, las primeras esculturas públicas también respondían al estilo clásico y las historias mitológicas griegas. Encargadas por el propio gobernador Dardo Rocha, en el Paseo El Bosque se conservan cuatro figuras femeninas esculpidas por el italiano Pietro Costa con los típicos rasgos helénicos. También en la zona de la Gruta están las inmensas crateras (macetas) con rostros de faunos y escenas alegóricas a las luchas entre los Dioses Griegos. El Titán Prometeo encabeza el frontis del Museo de Ciencias Naturales. En 1914 llegaron cuatro trabajos del francés Raymond Rivoire relacionadas a las deidades El Famoso Arquero de Plaza Moreno es Hércules. En la Plaza San Martín están los luchadores Creugas y Damoxenos, vigilados muy de cerca por el Portado de la Llama Olímpica. Atenas se encuentra en los jardines del Rectorado, mientras que la UNLP usa el Árbol de Zeus (El Roble) como símbolo de la casa. Incluso en la Galería de la Facultad Artes se guarda una colección escultural con una Venus del Milo y una Venus de Cires.

    

Nunca jamás una ciudad podría arrogarse plena y exclusivamente mente el título de ser la “Nueva Atenas”. Tampoco debería ser así porque el espíritu helénico iba por el progreso continuo, por lo cual una réplica exacta tampoco sería correcto. Pero sin lugar a dudas, en la ciudad de La Plata se respira mucho de las historias, las matemáticas, el arte y las aspiraciones que inmortalizaron a la inolvidable Atenas.

    

https://www.visitalaplata.com.ar/2019/12/ayudanos-crecer.html

Listado de instituciones públicas con atención odontológica gratuita para infantes y adultos en los Partidos de La Plata, Berisso y Ensenada. Salas con turno y horarios de guardia para urgencias. Atención de dolores, diagnósticos, controles, laboratorios, rayos, implantes, cirugías y más.



Aquí, un poco alejados del Centro de la ciudad, casi en el difuso limite entre los talleres de Gambier y las quintas de La Cumbre vivió un muy destacado vecino. Un genuino italoplatense que dejó sus huellas en cada paso que dio.

Don Orestes Santopago nació en Bussi, en la región italiana de Abruzos, en el año 1874. Tras completar sus estudios técnicos se mudó a la Argentina en 1896, y luego se instaló definitivamente en La Plata para dedicarse a la construcción. Su destacado talento, la calidez humana y el compromiso social lo convirtieron en un muy querido e influyente miembro de la comunidad.

Inicialmente vivió en la centro de la ciudad, en la casona de 7 y 42, pero entre 1918 y 1923 comenzó a comprar las quintas 74, 107, 108 y 201; actualmente Barrios Centenario y Gambier de San Carlos. Aquí es dónde construyó su amosa y majestuosa Quinta,  en 135 y 44. Con el paso de los años este predio se transformó en uno de los lugares más cotizados por su belleza, ubicación, características y tesoros artísticos. Además cuenta la anécdota que su apresurada mudanza se debió a que su hija tenía una grave afección respiratoria.
Esta estancia no era solo su vivienda, también era la representación de todos sus intereses y valores. Como inmigrante, conocía muy bien el drama que padecían sus pares. Por este motivo la quinta era regularmente visitada por los estudiantes de la Escuela Italiana, quienes tenían la posibilidad de aprender las prácticas rurales y tomar una chocolateada. Además, parte de la frutihortícola era repartida entre las familias que huían de la guerra y que se fueron ubicando en estos mismos barrios.

También fue un destacado colaborador para la fundación de la Escuela Italiana, el Hospital Italiano, la Asociación de Socorros y Beneficencia y del Instituto de Cultura Italiana. Esto lo hizo meritorio de recibir la “Stella al Manto del Lavoro” y el “Comendador de la Corona de Italia”. Además fue nombrado Presidente Honorario de la Sociedad de Empresarios y Constructores de Obras de La Plata.
Durante su vida se involucró tanto en las obras públicas como en las privadas. Además en el año 1924 se asocio con el ingeniero Eugenio Di Renzo (sobrino) para conformar la “Sociedad Constructora Santospago y Di Renzo”, la cual supo ser una de las más pujantes del momento con 7000 empleados.

Mediante sus empresas fue el encargado de las remodelaciones en la Estación de Ferrocarriles (actualmente Pasaje Dardo Rocha) y en la Casa de Gobierno. También estuvo involucrado en la construcción de la Escuela de Electrotécnica para la Universidad de La Plata, los Pabellones del Hospital Melchor Romero, las tribunas del Hipódromo, la Escuela de Artes y Oficios San Miguel, los depósitos en el Regimiento 7 de Infantería y del Cuartel de Comunicaciones (City Bell). Mientras que a nivel provincial recibió contrato para construir escuelas, puentes, caminos y muelles.

Tras una larga trayectoria como inmigrante, empresario, vecino y constructor; Don Orestes falleció en 1963. Sus restos fueron trasladados al Cementerio de La Plata en una muy llamativa cripta. Respondiendo a un estilo Art Decó, la estructura resalta por estar realizada con granito rojo y vitraux. En particular los cuatro vitrales poseen la particular forma de cruz griega o cuadra. Además en los muros también se pueden apreciar varias placas de bronce que recuerdan su vida y legado.

Por su parte, en 1969 el gobierno provincial compró la Quinta de 44 y 135 para donarla a la Escuela de Penitenciaria, quien se encarga de preservación del lugar.


https://www.visitalaplata.com.ar/2019/12/ayudanos-crecer.html

Cuándo la Escuela de Penitenciaria de la Provincia estaba por cumplir sus primeros 15 años adquirió un gran regalo. Aquél 7 de agosto de 1969 el gobierno provincial le compró y entregó la Quinta Santopagos.

Conocida en los papeles como la Quinta 201, se trataba del más majestuoso predio de la ciudad. Sus cuatro manzanas (6445m2) incluían tres casonas, un sector administrativo, huertas frutihortícolas, una emblemática torre de agua ornamentada, jardines florales y hasta un arroyo que alimentaba un lago artificial. Su ilustre propietario había sido el empresario italoargentino Oreste Santospago.

Gran parte de los jardines se perdieron para poder adaptar el espacio a las nuevas necesidades; pero el eje patrimonial se mantuvo. La Casona es una representación de la arquitectura ecléctica italiana sobre una base renacentista.

Lo primero que sobresale a la distancia es el torreón blanco de dos niveles coronado por una emblemática pérgola. A medida que nos acercamos podemos ver la presencia de un refinado edificio con columnas grecolatinas compuestas, balaustradas, arcos carpanel y tejas anaranjadas. En los detalles se observan una afinada ornamentación de guirnaldas, ostras, grutescos y candelieris. A su vez los tres principales naves están unificados por un delicado jardín con fuentes, esculturas y un sendero pergolado que se llena de flores en primavera.

El interior de la Casona no es menos sorprendente. Aun se conserva la decoración original, construida a base de materiales traídos desde Italia: una estufa-hogar de mármol de Carrara con estatuillas y frisos de bronce, un aparador de ébano espejado, luminarias del tipo araña, mosaicos de granito con dibujos florales y una pintura realizada por José Speroni en 1927. El conjunto de todas estas características hizo que durante muchos años se considere que la Estancia era la más lujosa y valiosa de todo el Partido, incluso superando a los palacetes dentro del eje fundacional.

Sobre la esquina de 135 y 45 se encuentra la emblemática torre de agua-mirador. Se trata de una deslumbrante estructura serpenteante que fusiona una escalera caracol y aros que generan una ilusión de infinitud. Todo el conjunto es sostenido por cuatro enormes columnas corintias. Contraria a la corriente arquitectónica y al instinto de pensar en una torre sosteniendo un tanque, en este caso el tanque y la torre son la misma estructura. Siendo de este modo una de las pocas en su estilo en toda Latinoamérica.

En el extremo opuesto, en 133 y 44 se encuentra una pequeña iglesia interna de características neocolonial italiano. En sintonía con el resto de los edificios, resalta sus gruesas y blancas paredes. Siguiendo el estilo, a su derecha se eleva una pequeña y robusta torre para sostener el campanario. Mientras que en su interior abundan las decoraciones en cobre, bronce, madera y piedra.

Más que un Edificio Bonito.

Más allá de la superficialidad y la estética, la Escuela de Penitenciaría es una institución pujante, influyente y comprometida con el barrio. En primer lugar por los cientos de cadetes que la han transitado a diario a lo largo de estos 53 años. Muchos de los cuales encontraron su hogar en nuestra región. Pero además la Institución colabora continuamente con actividades abiertas al público en general. En más de una ocasión la Orquesta ha cruzado la avenida 44 para animar celebraciones infantiles y festivales. 

Por si no fuera poco, el 16 de septiembre de 1996 se inauguró el Archivo Histórico y Museo del SPB, el cual tiene una doble finalidad: preservar el patrimonio y fomentar la integración entre la comunidad y las personas privadas de la libertad. 
En el área de Archivo-Museo se realizan tareas de conservación, investigación y exhibición del patrimonio cultural, penológico y criminológico, el cual se remota hasta el siglo XIX. En el sector museo, ubicado en el ático, se encuentra una colección de uniformes, elementos deportivos, documentos, armas, fotografías y otros objetos de valor. Por su parte en la biblioteca se conservan más de 1200 volúmenes.

Regularmente también se organiza el Concurso “El Arte en las Cárceles Bonaerenses” con el objetivo de estimular y difundir la actividad entre las personas privadas de la libertad. De este modo se busca brindar mejores posibilidades de reinserción social y evitar las reincidencias.

Normalmente para visitar las instalaciones es necesario coordinar un recorrido, pero también se puede aprovechar la apertura durante Noche de Museos / Museos a la Luz de la Luna.
Desde el año 2007, mediante la Ley 13702, sus instalaciones fueron declaradas "Conjunto Artístico Arquitectónico" del Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires.






https://www.visitalaplata.com.ar/2019/12/ayudanos-crecer.html