Pin It

Widgets

El Bon Odori Platense

Damián | 18:33 | 0 comentarios


Hay una noche de enero en particular en la que miles de personas viajan hasta la lejana Colonia Urquiza, casi al borde del Partido de La Plata, dónde reside una comunidad japonesas. ¿El motivo? Dar la bienvenida a las almas de los ancestros con una gran fiesta de música y danza tradicional: El Bon Odori.

La primera celebración en el Partido de La Plata fue en 1999, y desde entonces no para de crecer. Es organizada por los padres de la Escuela Japonesa de La Plata y la Comunidad Japonesa Argentina; aunque también posee el respaldo de numerosas instituciones públicas y privadas.
Es un mega-festival con música, danza tradicional, baile colectivo, expresiones artísticas, stand de ferias y gastronomía nipona; pero principalmente es un lugar de encuentro.

El “Bon Odori” es Matsuri (fiesta tradicional) de origen budista que se remonta a la Era Heian (1794-1186dc). En sus orígenes la fecha exacta se calculaba con el calendario lunar, pero con la adaptación al método gregoriano (solar), comenzó a vincularse con el verano.
Su nombre “Bon” u “Obon” hace referencia al día del respeto por los difuntos y antepasados, concepción ligada al budismo, sintoísmo y al confucionismo. Durante el periodo Muromachi (1392-1568 d.C.) se introdujo el Odori, es decir un alegre baile en torno a una torre (yagura) con tambores (taikos).
La fiesta no es solo para recordar, sino también para brindarle la bienvenida a las almas de los antepasados. Con un show de fuegos artificiales (hanabi) se busca mostrarles a los espíritus el camino de retorno.



Cada año cerca de 15 mil personas se reúnen en el predio de la Escuela Japonesa de La Plata (calle 186 y 482) desde las primeras horas de la tarde. Recorren las decenas de stand de cultura japonesa, participan de juegos, disfrutan de los espectáculos artísticos, se suman a las rondas de baile, disfrutan la extensa gastronomía oriental y principalmente pasan una alegre jornada con amigos y familiares.
Desde la organización es una posibilidad de poder compartir e integrar las costumbres del país asiático con las argentinas. Para los amantes de la cultura japonesa, es una excelente chance para adquirir kimonos, yukatas y getas. Y en general es una gran excusa para escapar de la monotonía urbana, disfrutar del verano, experimentar costumbres culturales diferentes, y principalmente encontrarse con seres queridos y otros conocidos.

La comunidad japonesa de La Plata es una de las más importantes del país, pese a no ser una de las primeras. Las relaciones internacionales entre Argentina y Japón se remontan a fines del siglo XIX, y en consecuencia las primeras olas migratorias comenzaron a principios del siglo XX.
La crisis humanitaria de la Segunda Guerra Mundial impulsó un mayor flujo humano hacía el país y la consolidación como colectividad. Pero sería recién la de década del 60 cuándo Colonia Urquiza comenzó a tomar su actual forma, inicialmente con el respaldo de la “Compañía Pro Fomento de la Emigración Japonesa” (Ministerio de Relaciones Internacionales de Japón) y los convenios firmados entre ambos gobiernos.
Este alejado rincón del Partido de La Plata no es solo el lugar dónde “se celebra el Bon Odori”, por el contrario, es una viva representación de toda una historia y cultura. En esta pequeña región se produce el 70% de la producción nacional florihortícola, una labor que genera 1.000 puestos de trabajo directo y 20.000 indirectos. Es un lugar dónde se vive con total pasión el béisbol (deporte nacional de Japón). Incluso se encuentra oculto uno de los mayores tesoros platenses, el jardín japonés “Mizujo Campo Libre”.




También te puede interesar:

Archivado en:: , , , ,

0 comentarios