Pin It

Widgets

Pancho Varallo, el Lobo de los Hornos

visita la plata | 15:34 | 0 comentarios

Corrían los primeros años del siglo XX cuándo en la alejada periferia de la ciudad, en los potreros, surgió uno de los primeros gigantes del fútbol nacional.

Francisco “Pancho” Varallo nació el 5 de febrero de 1910 en la localidad de Los Hornos. Por entonces el Partido de La Plata aun no superaba los 100 mil habitantes, pero la actividad de la construcción era intensa. Es decir que nació en un barrio obrero, humilde, dónde se radicaban la mayoría de los hornos de ladrillo y aun no llegaba el máximo esplendor que se respiraba en las zonas céntricas.
Desde temprana edad comenzó a jugar como defensor en el club Ferrocarril Sud de La Plata (64 y 27). Probó suerte en el Club Estudiantes, pero pese al gran éxito en los primeros partidos, el pase se cayó por falta de acuerdo entre los clubes. Pero esto no lo frenó, el fútbol era su pasión, su vida. En 1928 finalmente ingresó a la tercera división de Gimnasia y Esgrima de La Plata, el club que lo marcaría de por vida. En su debut el equipo venció 8 a 1, y a la semana siguiente fue trasladado a la Primera División.

El año 1929 se vistió de gloria y laureles con el equipo amateur de El Lobo. Delgado, atlético, de metro setenta, Varallo sobresalía en el campo con un juego ágil para penetrar defensas y luego rematar con fuertes disparos. Pronto se ganó el apodo de “Cañoncito”. La final del torneo fue frente a Boca Junniors, quien cayó 2-1 frente a las imparables jugadas combinadas con Miguel Currell, Jesús Díaz, Ismael Morgada y Martín Malean. 

 

Dos años más tarde el Pequeño Lobo inició su gran gira e ingresó a las principales hojas del fútbol internacional. El 15 de julio de 1930 comenzó el Primer Mundial de Fútbol FIFA, y Varallo era uno de los titulares indiscutidos. En el primer encuentro cayó Francia, y en el segundo convirtió uno de los seis goles contra México. Luego de recuperarse de una lesión pudo volver presentarse en la histórica final frente a Uruguay, dónde el Seleccionado Nacional fue vencido.
Las vueltas de la vida hizo que sea el deportista más joven en participar en el Mundial Uruguay 1930, y también ser el último en fallecer (2010). Aunque su debut oficial fue unos meses antes en la Copa Newton 1930 frente a Uruguay, con un gol a los 11 minutos del primer tiempo. 
Luego del Mundial se sumó bajo “préstamo” a la gira mundial del Club Atlético Velez Sarfield, dónde recorrió varios países de América y convirtió 14 de los 84 goles. Su apellido ya comenzaba a ser una leyenda viviente.
El Mundial Italia 1934 fue escueto y seco para la Argentina, pues la AFA decidió resguardar los mejores jugadores para los torneos locales; por aquel entonces Varallo brillaba en el Club Boca Junios. Aun así pudo participar y consagrarse campeón en la Copa Juan Mignaburu (1934) y en el Campeonato Sudamericano de 1937, el origen de la actual Copa América. Fue aquél 1° de febrero de 1937 cuándo jugó por última vez en un torneo internacional, frente a Brasil.

No era el goleador del equipo, pero si una estrella infaltable para aquellos años en que el Seleccionado marcó su impronta como uno de los grandes del fútbol internacional. Antes de trasladarse a Boca en 1931 habría recibido ofertas de clubes italianos por sumas de 30000 pesos de aquellos años, lo cual superaba por mucho a cualquier oferta local, pero se habría quedado por sus vínculos familiares y raíces.

PH: G.E.L.P. Año 1929

A lo largo de su vida se consagró en un torneo internacional y en 4 nacionales. Además durante décadas fue el máximo goleador de Boca Juniors con 181 anotaciones, hasta que en 2008 lo superó Martín Palermo (también de La Plata). A lo largo de toda su carrera llegó a los 236.



Su vida como jugador profesional terminó en 1940, y pasó a ser entrenador, primero en Boca y luego en Gimnasia (1957-1959).
Tras su salida del fútbol retomó la vida cotidiana y sencilla en La Plata, aunque jamás sería olvidado por sus grandes logros.
En 1994 la FIFA lo reconoció con la “Órden del Mérito”, la distinción más importante de la Federación Internacional de Fútbol. Fue el segundo en recibir tal honor, luego del soviético Lev Yashin, y el único argentino entre los 20 galardonados. 

Desde el año 2006, cuatro años antes de su muerte, fue nombrado como “Ciudadano Ilustre de La Plata”. Además el tramo de la avenida 25 entre 32 y 526 lleva su nombre, justo la que bordea el Estadio Único Ciudad de La Plata.
También recibió el premio “Jorge Newbery” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y una Órden de Mérito de la Confederación Sudamericana de Fútbol.

Falleció en la madrugada del 30 de agosto de 2010, a los 100 años, por una complicación respiratoria. Sus restos descansan en la bóveda familiar del Cementerio Municipal de La Plata.


PH de Portada: AFA - Mundial de 1930. PH Revistas El Gráfico 1933, 1930 y 1930.

También te puede interesar:

Archivado en:: , , ,

0 comentarios