Pin It

Widgets

Escuela y Museo de Penitenciaria

Visita La Plata | 23:21 |

Cuándo la Escuela de Penitenciaria de la Provincia estaba por cumplir sus primeros 15 años adquirió un gran regalo. Aquél 7 de agosto de 1969 el gobierno provincial le compró y entregó la Quinta Santopagos.

Conocida en los papeles como la Quinta 201, se trataba del más majestuoso predio de la ciudad. Sus cuatro manzanas (6445m2) incluían tres casonas, un sector administrativo, huertas frutihortícolas, una emblemática torre de agua ornamentada, jardines florales y hasta un arroyo que alimentaba un lago artificial. Su ilustre propietario había sido el empresario italoargentino Oreste Santospago.

Gran parte de los jardines se perdieron para poder adaptar el espacio a las nuevas necesidades; pero el eje patrimonial se mantuvo. La Casona es una representación de la arquitectura ecléctica italiana sobre una base renacentista.

Lo primero que sobresale a la distancia es el torreón blanco de dos niveles coronado por una emblemática pérgola. A medida que nos acercamos podemos ver la presencia de un refinado edificio con columnas grecolatinas compuestas, balaustradas, arcos carpanel y tejas anaranjadas. En los detalles se observan una afinada ornamentación de guirnaldas, ostras, grutescos y candelieris. A su vez los tres principales naves están unificados por un delicado jardín con fuentes, esculturas y un sendero pergolado que se llena de flores en primavera.

El interior de la Casona no es menos sorprendente. Aun se conserva la decoración original, construida a base de materiales traídos desde Italia: una estufa-hogar de mármol de Carrara con estatuillas y frisos de bronce, un aparador de ébano espejado, luminarias del tipo araña, mosaicos de granito con dibujos florales y una pintura realizada por José Speroni en 1927. El conjunto de todas estas características hizo que durante muchos años se considere que la Estancia era la más lujosa y valiosa de todo el Partido, incluso superando a los palacetes dentro del eje fundacional.

Sobre la esquina de 135 y 45 se encuentra la emblemática torre de agua-mirador. Se trata de una deslumbrante estructura serpenteante que fusiona una escalera caracol y aros que generan una ilusión de infinitud. Todo el conjunto es sostenido por cuatro enormes columnas corintias. Contraria a la corriente arquitectónica y al instinto de pensar en una torre sosteniendo un tanque, en este caso el tanque y la torre son la misma estructura. Siendo de este modo una de las pocas en su estilo en toda Latinoamérica.

En el extremo opuesto, en 133 y 44 se encuentra una pequeña iglesia interna de características neocolonial italiano. En sintonía con el resto de los edificios, resalta sus gruesas y blancas paredes. Siguiendo el estilo, a su derecha se eleva una pequeña y robusta torre para sostener el campanario. Mientras que en su interior abundan las decoraciones en cobre, bronce, madera y piedra.

Más que un Edificio Bonito.

Más allá de la superficialidad y la estética, la Escuela de Penitenciaría es una institución pujante, influyente y comprometida con el barrio. En primer lugar por los cientos de cadetes que la han transitado a diario a lo largo de estos 53 años. Muchos de los cuales encontraron su hogar en nuestra región. Pero además la Institución colabora continuamente con actividades abiertas al público en general. En más de una ocasión la Orquesta ha cruzado la avenida 44 para animar celebraciones infantiles y festivales. 

Por si no fuera poco, el 16 de septiembre de 1996 se inauguró el Archivo Histórico y Museo del SPB, el cual tiene una doble finalidad: preservar el patrimonio y fomentar la integración entre la comunidad y las personas privadas de la libertad. 
En el área de Archivo-Museo se realizan tareas de conservación, investigación y exhibición del patrimonio cultural, penológico y criminológico, el cual se remota hasta el siglo XIX. En el sector museo, ubicado en el ático, se encuentra una colección de uniformes, elementos deportivos, documentos, armas, fotografías y otros objetos de valor. Por su parte en la biblioteca se conservan más de 1200 volúmenes.

Regularmente también se organiza el Concurso “El Arte en las Cárceles Bonaerenses” con el objetivo de estimular y difundir la actividad entre las personas privadas de la libertad. De este modo se busca brindar mejores posibilidades de reinserción social y evitar las reincidencias.

Normalmente para visitar las instalaciones es necesario coordinar un recorrido, pero también se puede aprovechar la apertura durante Noche de Museos / Museos a la Luz de la Luna.
Desde el año 2007, mediante la Ley 13702, sus instalaciones fueron declaradas "Conjunto Artístico Arquitectónico" del Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires.






https://www.visitalaplata.com.ar/2019/12/ayudanos-crecer.html

Archivado en:: , , , , , ,