Pin It

Widgets

Alfredo Palacios, el Maestro de la Juventud

Visita La Plata | 10:48 |

Sobre la esquina de 7 y 50 un humilde busto observa el transcurso diario de la ciudad. Se trata de la imagen de un histórico personaje de la vida política y científica del país. Fue uno de los padres de las primeras leyes laborales y sociales del país. Y por si no fuera poco, también fué uno de los Presidentes más importantes que ha tenido la Universidad Nacional de La Plata.

El doctor Alfredo Palacios nació el 10 de agosto de 1880 en la ciudad de Buenos Aires, ciudad dónde terminó sus estudios y colocó en su casa la placa: “Abogado. Atiende gratis a los pobres”.
En marzo de 1904 el Dr Palacios fue electo Diputado en representación del Partido Socialista, el primero en Latinoamérica. Desde entonces su carrera entró en la historia como uno de los máximos representantes de los derechos laborales.

Cuándo en junio de 1918 estalló el movimiento por la Reforma Universitaria en la ciudad de Córdoba, el Doctor Alfredo Palacios fue uno de los primeros en respaldar la lucha estudiantil. Esta buscaba la modernización de los planes de estudios, la democratización de las instituciones, la imposición de un enfoque laico-profesionalista y un mayor acceso para todas las clases sociales. 
Luego de varios años de pujas e inestabilidades, el movimiento Reformista triunfó en el todo el país. Por aquél entonces el reconocido líder socialdemócrata era docente en la Facultad de Ciencias Jurídicas, y desde 1922 ejerció el cargo de Decano. En reconocimiento al compromiso genuino y los cambios impulsados, fue nombrado “Maestro de la Juventud” durante el Primer Congreso Iberoamericano de Estudiantes de 1925.

La popularidad del Dr Alfredo Palacios fue abrumadora dentro de la Universidad Nacional de La Plata. Aun en un contexto político nacional muy desfavorable para sus creencia, el 27 de junio de 1941 fue electo como Rector de la UNLP para consolidar el proceso reformista iniciado a principios de la década del '20.
Durante su gestión al frente de la Universidad, se modernizaron los planes de estudio y los métodos de enseñanza. Además la institución consolidó su impronta como una unidad académica especializada en lo enfoques experimentales y de profunda interacción con el entorno social. Con este objetivo en mente se construyeron nuevos laboratorios, se abrieron seminarios interdisciplinarios, se invirtió en los trabajajos de extensiones y también se comenzó a cultivar un enfoque latinoamericanista de los trabajos y estudios académicos.
En un corto periodo promocionó el estudio del urbanismo, la seguridad social y diferentes ramas de la cultura. Propició la creación del Instituto de aeronáutica, la sección niñas de la Escuela Graduada "Joaquín V. González", el Instituto Iberoamericano, la incorporación de la casa-museo Samay Huasi (La Rioja) y la creación del Instituto de Teatro de la UNLP.
Estos cambios permitieron ampliar la cantidad de inscriptos y graduados en todos los niveles educativo de la Institución. Se consolidaron los trabajos de extensiones y el rol de la Universidad con la sociedad. Y finalmente se propició el vínculo y permanencia con los graduados por medio de cursos, seminarios y congresos interdisciplinarios. Estas características perduraron en el tiempo, y hacen que nuestra principal Casa de Altos Estudios se encuentre entre las 10 mejores de Latinoamérica.

Por desgracia, en octubre de 1943 el flameante Rector fue desplazado del cargo, y junto con él se intentó eliminar el programa reformista. Un Golpe Militar del 4 de junio azotaba al país y trajo una ola de creencias conservadoras filo-fascistas. Legalmente las Universidades poseían autonomía, pero esto no frenó a las nuevas autoridades totalitarias que generarían una persecución ideológica y una sistemática fuga de cerebros.
La mayor herencia del Dr Alfredo Palacios en la universidad no es directamente tangible, pero si se encuentra presente en cientos de miles de personas que pasaron por la UNLP. Personas que han aceptado y compartido el compromiso social de la institución, la solidaridad, el método científico, los valores culturales y las creencias democráticas. Pese a las décadas de represión e intentos de modificar el rol de las universidades, estas jamás fueron doblegadas.

Si bien el Dr Alfredo Palacios no nació ni vivió mayormente en la ciudad de La Plata, si la consideró como una segunda casa. Incluso su legado no fue solamente dentro de los ámbitos académicos. Cuándo el 19 de noviembre de 1942 la ciudad de La Plata festejó su 60° aniversario, desde la Universidad se gestionó un regalo muy especial: El monumento a "Los Cinco Sabios". Un complejo de bustos que homenajea a las primeras grandes mentes científicas y artísticas de nuestra ciudad: "Pedro Palacios Almafuerte, Juan Vucetich, Carlos Spegazzini, Alejandro Korn y Florentino Ameghino".
A su vez este regalo-tributo al pensamiento científico también puede ser interpretado como acto de rebeldía. Aquél mismo 19 de noviembre de 1942 se inauguró paralelamente el Monumento al Presidente y General Bartolomé Mitre. Este acto fue encabezado por el mismísimo Presidente Ramón Castillo, electo fraudulentamente y cuestionado por sus posturas ultraconservadoras. Incluso, en su momento, Bartolomé Mitre fue uno de los principales adversarios políticos del fundador de la ciudad de La Plata, el Dr Dardo Rocha.


El Político

Es prácticamente imposible resumir la trayectoria política de un incansable luchador por los derechos laborales y sociales como Alfredo Palacios, siempre faltarán anécdotas y palabras.
En 1904, enfrentando los fraudes de los votos cantados, fue electo diputado por el barrio de la Boca. En aquellos años no existían ni las mínimas leyes laborales imaginables. Peor aun, se habían aprobaron legislaciones xenófobas y represivas para expulsar a los inmigrantes que ayudaron a construir el país desde 1880.
En sus diferentes roles legislativos como diputado y senador promovió los derechos de las mujeres, los niños y los trabajadores. Entre sus trabajos más destacados se debe mencionar: el Descanso Dominical, el Sábado Ingles, la Protección del Trabajo de Mujeres y Niños, la Jornada Laboral de 8 horas, la Protección ante Accidentes de Trabajo, el pago obligatorio en moneda nacional (y no en vales), estatuto docente, la ley silla, la abolición de la pena de muerte, protección a la maternidad, derechos civiles/políticos de la mujer y la represión a la Trata de Blancas. Además, respaldando a los movimientos feministas, presentó el primer proyecto de ley para el sufragio femenino (1911).

Entre sus obras académicas más importantes se encuentran “El nuevo derecho, Esteban Echeverría: albacea del pensamiento de Mayo”, “La miseria, El dolor argentino” y “Las Islas Malvinas, Archipiélago Argentino”. Este último es el primer informe legal argentino que aborda el litigio por la soberanía de las Islas Malvinas. Su publicación en 1934 marca el inicio de los primeros reclamos integrales frente a Gran Bretaña y la impresión obligatoria de las islas en los mapas como parte del territorio argentino.

El Doctor Alfredo Palacios falleció el 20 de abril de 1965 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Su nombre puede verse en múltiples salones de la Universidad Nacional de La Plata

En 1996 se aprobó la colocación de su monolito en la plazoleta de 7 y 50, junto a Plaza San Martín, una escultura realizada por artista plástico platense Carlos Walter Butin. La idea fue promovida por la Universidad Popular Alejandro Korn (UPAK) y el Partido Socialista.


https://www.visitalaplata.com.ar/2019/12/ayudanos-crecer.html

Archivado en:: ,