Pin It

Widgets

La voz platense del tango

Visita La Plata | 6:35 |

Un gigante del Tango Argentino con una voz única e inconfundible. Un referente que incursionó en la música, la televisión, la radio, el cine y en los musicales teatrales. Un hombre que recorrió el país y el mundo; pero con un modesto corazón que siempre mantuvo cerca de su ciudad natal y en el club de sus amores: Estudiantes de La Plata.

Fue un 25 de agosto de 1931 cuándo Jorge Sobral nació en nuestra ciudad, aunque su nombre real fue Edelmiro Sobredo. Junto a sus padres (inmigrantes españoles) pasó sus primero en las cercanías del Parque Castelli
El pequeño Jorge desarrolló rápidamente su talento musical, por eso a los escasos 8 años comenzó a estudiar con el prestigioso maestreo Fermín Favero. Ese mismo año hizo su debut en el Club San Martín de La Plata, con la Orquesta Infantil Favero. Desde entonces inició una extensa  carrera mientras la combinaba con sus estudios y docencia. Interpretó temas junto a Jorge Lavalle, el conjunto “Los Ases” y en la formación Forti-Parodi.
Terminó la primaria en la Escuela N°42 "Leopoldo Herrera", a pocas cuadras de su hogar natal. Posteriormente ingresó al emblemático Colegio Industrial “Albert Thomas”. Tras recibirse permaneció algunos años dictando clases en los talleres de electrotecnia. Sus compañeros de estudio y trabajo los recuerdan como una persona amigable y leal.

Los años 50 llegaron con una vertiginosa carrera plagada de grandes hitos dentro del tango nacional. En 1952 ingresó a la orquesta de Mario Demarco, con quien grabó el tema “Mañana zarpa un barco” y “Cuándo yo me vaya”, entre otros éxitos.
Al año siguiente pasó a integrar la orquesta dirigida por Lorenzo Barbero, compartiendo escena con Roberto Florio. Posteriormente actuó con la orquesta del Maestro Mariano Mores. 
Con 24 años parecía estar tocando el cielo con las manos, pero aun tenía mucho por delante. En 1955 se incorporó a la orquesta de cuerdas de Astor Piazzolla, con quien forjó una profunda amistad. Juntos hicieron una gira por Nueva York (1959) y se vincularon a la compañía teatral de Francisco Petrone para la presentación de “La Leyenda de Juan Moreira”. Luego llegaron las películas “El Dinero de Dios” (1959), “Don Frutos Gómez” (1960) y “Buenas Noches, Buenos Aires” (1963).

Los años sesenta fueron particularmente especiales para la ciudad de La Plata, los gloriosos años dorados del Club Estudiantes de La Plata. El Pincha Rata arrasó en el torneo de fútbol nacional y se grabó en la historia mundial al consagrarse Tricampeón de América y Campeón del Intercontinental (1968). En homenaje al épico logro , Jorge “El Negro” Sobral grabó el “Himno de Estudiantes de La Plata”, compuesto por Jorge Calandra. Entre otros temas también se grabaron “La Copa del Campeón esta en La Plata” y “La Bruja pasó la Escoba”.
Durante estos años también comenzó a incursionar la pantalla chica. En 1961 debuta como actor y cantante protagonizando el programa "Yo soy porteño" del canal 13. Poco tiempo después formó parte de los Cinco Cantantes Fundadores del mítico programa “Grandes Valores del Tango".
Durante su paso por la pantalla grande y chica nacional trabajó con María Aurelia Bisutti, Alberto Olmedo, Susy Leiva, Juan Carlos Altavista, Jorge de la Riestra, Javier Portales, Erika Wallner y Perla Caron; entre muchos otros.

Su carrera artística jamás se quedó estática, siempre estuvo innovando por las diversas ramas del arte y sus géneros. 
En 1967 gana un disco de oro con el candombe "El viaje del negrito" y el Trofeo a la popularidad en Venezuela. Ese mismo año también fue galardonado en el Festival de Benidorm en España. Por si no fuera poco, en ese periodo también protagoniza la película "Che Ovni”. El largometraje narra la aventura de un tanguero que es raptado por un ovni para recorrer las principales ciudades de Europa.
En los años 70 tomaron forma y fuerza sus aptitudes cómo director, guionista y actor de teatro. En 1973 encabeza la comedia musical “Romeo, Julieta y el Tango”. Al año siguiente presenta “Fiesta de mi ciudad”, por la cual es galardonado como mejor director. Desde esta nueva etapa de su vida trabajó con Hugo del Carril, Violeta Rivas, Peggy Sol, Silvia Aguirre, Victor Ayos y muchos otros grandes artistas del momento.
Finalmente en 1991 Jorge Sobral se presenta en el Teatro Colón de la ciudad de Buenos Aires para encarnar la voz del ex Presidente Juan Domingo Perón, en la Ópera “Evita” de Andrés Pedro Risso. En esta ocasión cantó junto al a prestigiosa mezzo-soprano Christina Becker. Ese mismo año recibió el premio “Quinquela Martín de Oro”. Al año siguiente fue distinguido con el “Premio Goya” de Madrid, España.

Su extensa carrera jamás tuvo un freno. Grabó más de 300 temas. Pisó incontables escenarios de Latinoamérica, Europa y Estados Unidos.  Participó en 13 obras de teatro y 18 producciones audiovisuales (programas, documentales y películas). 

Su última aparición fue en el año 2005 en el documental “12 Tangos - Pasaje de regreso a Buenos Aires”, dirigido por el alemán Arne Birkenstock. Poco tiempo después, el 10 de abril, Jorge Sobral falleció a los 73 años. Sus restos descansa en el Panteón Argentino de Actores del Cementerio de la Chacarita, pero su incansable legado aun trabaja y se expande a través de las nuevas generaciones incursionan en el mundo del Tango.

Archivado en:: ,