Pin It

Widgets

La Gran Huelga Universitaria de 1919

Visita La Plata | 16:01 |

Congreso de Estudiantes Universitarios - 1918
En 1919 la ciudad la Universidad experimentó uno de los mayores procesos de huelga. La Reforma Universitaria recorría el continente modernizando la educación superior, pero tendría su alto precio.

En 1918 se levantaron los estudiantes de Córdoba contra un sistema educativo anticuado y una estructura de gobierno casi feudal. Por su parte la Universidad Nacional de La Plata había surgido en 1905 con un espíritu racionalista, científico y social, pero en poco tiempo cayó bajo un control conservador y viciado que limitaban su desarrollo. Pero los estudiantes y algunos profesores se levantaron para defender los objetivos originales y solidificarlos con profundas reformas estructurales.

Postal de la Facultad de Agronomía
Circa 1910
El 2 de septiembre de 1919 el Centro de Estudiantes de la Facultad de Agronomía y Veterinaria hizo pública una denuncia contra el Decano Clodomiro Griffin, quien llevaba 20 años en el cargo y cobraba un sueldo de Profesor Titular por una cátedra que no dictaba. Bajo su gestión la unidad académica se había formado una “casta docente” que aseguraba los altos cargos entre familiares y amigos, quienes a su vez manejaban un negocio para vender títulos y calificaciones, malversar fondos y un uso discrecional de la Estancia Santa Catalina. Ante la mala administración e inmoral conducta, el estudiantado tomó la Unidad Académica exigiendo la intervención del Rectorado ("La Reforma Universitaria - Tomo 1 - Compilación y Nota de la época realizada por Grabriel Manzo - CEILP 1941)

Por su parte el Consejo Superior de la Universidad y el Rectorado tomaron cartas en el asunto, pero la lentitud de las investigaciones y la persecución penal contra los estudiantes dejó en evidencia una complicidad entre el Decano y las máximas autoridades.
La incipiente Federación Universitaria de La Plata (FULP), presidida por Luís Sommariva, y la Federación Universitaria Argentina, encabezada por Julio V González (hijo del fundador de la UNLP) llamaron a una huelga general el 20 de octubre. El impacto fue inmediato y abrumador, paralizando las actividades en casi todas las áreas y adquiriendo el nombre de “la gran huelga”. Los estudiantes comenzaron a pedir la renuncia del Rector Rodolfo Rivarola y el Consejo Superior.

El conflicto tomó escalas y resoluciones impensables.
El 29 de octubre el Rector Rivarola pide la intervención Poder Ejecutivo Nacional, sobrepasando la autoridad del Consejo Superior, la Asamblea de Profesores y la autonomía universitaria, por considerarse incapaz de administrar el conflicto. Acto seguido se instaló en la Ciudad de Buenos Aires. La FULP consideró que este hecho como un abandono de sus funciones y que la institución quedaba acéfala, por lo cuál en una sesión de 9 horas se declaró a cargo del Rectorado para que se pueda llamar a nuevas elecciones.
El Poder Ejecutivo rechazó la necesidad de una intervención, por lo cuál el autoexiliado rector Dr Rivarola decretó el cierre de la Universidad. El rechazo a tal medida fue rotundo, incluso dentro el núcleo de decanos y profesores. (Historia de las Universidades Argentinas - P. Buchbinder)

Rectorado de la UNLP en 1920
Archivo Histórico de la UNLP
El movimiento estudiantil se encargó de forjar una fluida comunicación con el Presidente de la República Hipólito Irigoyen. Como resultado el Museo de Ciencias Naturales quedó temporalmente bajo la dirección de los históricos profesores Alejandro Korn, Carlos Spegazzini y Edelmiro Calvo.
El litigio continuó con un doble gobierno mutuamente excluyente. El Consejo Superior reconocía la autoridad de Rivarola y suspendió a todos los docentes y estudiantes que respaldaban la lucha. En la vereda opuesta la FULP esperaba que el Ministerio de Instrucción Pública designe un interventor que reestructure el sistema bajo ideales reformistas. 
El paso del tiempo y las necesidades administrativas llevaron a que el 5 de diciembre el misma FULP nombre un propio Rector. En ese entonces la institución contaba con más de 3000 estudiantes entre las facultades, el colegio nacional, el liceo de mujeres y la escuela anexa.

Entrado el nuevo año, continuaron los cruces discursivos, legales e incluso persecución policial. La tensión explotó con un trágico final el 6 de abril de 1920. El Consejo Superior, reconociendo aun el liderazgo de Rivarola hizo un llamado a exámenes garantizado por una custodia parapolicial como fuerza de choque. Los incidentes no se hicieron esperar. En la mesa encabezada por Pedro Belou terminó en un tiroteo que se cobró la vida del estudiante de medicina David Viera.
Los sucesos se hicieron insostenibles. El 8 de junio de 1920 el Doctor Rodolfo Rivarola firmó su renuncia oficial. La FULP, respaldada por el Poder Ejecutivo Nacional, logró imponer los ideales reformistas en el nuevo estatuto:

- Cogobierno con participación de estudiantes y graduados (voz y voto)
- Libertad de Cátedra
- Elecciones por concurso en los cargos docentes.
- Desarrollo de materias humanísticas y artísticas
- Creación de la Escuela Superior de Arte y de la Radio Universidad
- Modernización de los sistemas pedagógicos y avances en la igualdad de género dentro del Colegio Nacional.
- Profundización de la visión y enfoque científico en oposición al utilitarismo.

El 16 de julio  de 1920 la FULP pone fin al conflicto con un manifiesto titulado En la hora del triunfo:

"Hay que hacer de nuevo las universidades, nuevos planes, nuevas orientaciones; no basta modificar un estatuto, no es suficiente hacerlo más amplio, hay que modificar fundamentalmente todo el sistema; el tipo de sociedad que está naciendo exige cosas que antes eran inconcebibles, y la Universidad, si quiere dejar de ser un parásito y una execrable escuela de castas debe abrirse como una flor a todos los vientos, debe enviar su perfume a todas partes, debe vivir la vida de todos y tener por límites el horizonte. Basta de profesionales sin sentido moral, basta de pseudos aristócratas del pensamiento, basta de mercaderes diplomados; la ciencia para todos; la Universidad del mañana será sin puertas ni paredes, abierta como el espacio: grande... Entre tanto, suenen las campanas anunciando fiesta y suene como campanas nuestro corazón, porque llegó la hora de la liberación."


Otras notas que te pueden interesar:
- Universidad Nacional de La Plata

Archivado en:: , , ,