Pin It

Widgets

La Galería Escultórica de la UNLP

Visita La Plata | 19:22 |

En la ciudad de La Plata hay muchas historias y tesoros ocultos a la vista de todos. Uno de estos casos es la Galería Patrimonial de la Facultad de Bellas Artes. Una colección de invaluables trabajos que replican las mayores obras escultóricas del Mundo.

Cuándo en 1881 el Gobernador Dr Dardo Rocha planificaba la construcción de una ciudad Capital, consideró que la promoción de la Cultura sería un eje central. De este modo se ocupó personalmente de comprar y/o encargar diversas obras. En particular, la colección que hoy se conserva en la Facultad de Bellas Artes (FBA) de la UNLP tuvo como primer hogar el Museo de Ciencias Naturales. Con el paso del tiempo y el crecimiento propio del Museo del Bosque, estas piezas fueron trasladas la Escuela Superior de Bellas Artes. Entrado el siglo XXI, comenzó el proceso para la creación de un “Área Museo y Patrimonio” (Resolución n°186/07) dedicado a la administración, restauración y exhibición de los diferentes tesoros de la Academia.
Al cruzar la gran puerta de la FBA, sobre el Diagonal 78 n°680, nos encontramos con una inmensa figura toda poderosa. Se trata de un imponente Moisés de mármol creado por el mismísimo Miguel Ángel Buonarroti entre los años 1513 y 1536. Por su parte este calco de 2,35 metros fue realizado en yeso respetando las medidas exactas. Esta adquisición fue una donación de los señores Nocetti y Reisling luego de su  viaje por Europa.


En esta figura se representa al líder de judio-cristiano sentado en el Monte Sinaí, con las Tablas de la Ley debajo del brazo, mientras que con la otra mano acaricia su barba. Por sus expresiones, postura y tensión muscular, suele decirse que Moisés está lidiando con el éxtasis de recibir los Diez Mandamientos y con la una intensa ira por ver a sus feligreses adorando a un becerro de oro. La perfección de Miguel Ángel y del replicador se nota en los detalles musculares, la tensión de las venas y en la poderosa mirada.
La escultura original se encuentra en el mausoleo del Papa Julio II, en la Basílica de San Pedro de Roma, Italia.
También dentro del Hall Central, hacía la izquierda, hay una enorme y glamorosa cabeza pensante. Se trata de un calco exacto de la extremidad superior de “El David” (1501-1504) de Miguel Ángel. Siendo una de las obras de arte más conocidas del mundo, referente del Renacimiento, si tendría el cuerpo entero debería medir 5,17 metros.
Esta figura refleja un momento próximo al épico combate contra Golliat. Con el paso de los años, también se transformo en un símbolo de la resistencia Florentina luego de la caída de los Medici. Actualmente se encuentra expuesta en el Museo de la Academia de Florencia.
Este calco fue recientemente restaurado, por lo cual se puede apreciar los hiperdetallados rasgos faciales. Algunos creen que la cabeza mira hacia su izquierda, manteniendo los ojos fijos en su objetivo, con la nariz dilatada y el ceño fruncido, porque está concentrado en su inminente ataque contra Golliat. Otros han interpretado que es el momento final, cuándo comienza a relajar la tensión de la lucha y comienza a contemplar su triunfo.

Continuando el pasillo de la derecha se pueden apreciar gran parte de la colección de calcos que emulan a las mayores obras de las culturas griegas, católica y románica. Estas réplicas fueron compradas específicamente a los talleres de los grandes museos europeos.



“Las Venus” son unas las esculturas más conocidas del Mundo Antiguo, y dentro de la Facultad de Bellas Artes se conservan tres calcos diferentes. La historia de estas esculturas datan de los años de la Antigua Grecia (1200-126 AC), cuándo se intentaba personificar la imagen de los dioses olímpicos. En particular el caso de Afrodita, la Divinidad de la Belleza, la Sensualidad y el Amor.
La más conocida es la “Venus de Milo”, la cual habría sido tallada entre el 130 y 100 antes de Cristo por Alejandro de Antioquía . Con más de dos metros de altura, fue encontrada a principios del siglo XIX en la isla egea de Melos o Milo. La pieza fue comprada por el Museo de Louvre, Francia, quien luego entregó la réplica que se puede apreciar aquí en La Plata. Tristemente, esta réplica donada por el vecino Manuel Anasagasti sufrió del vandalismo y el abandono, por eso ahora se encuentra a la espera de una próxima restauración. En su momento también llegaron réplicas de la Venus de Cirés y de la Venus de Arlés.
Otra pieza icónica es la “Amazona Mattei” de Mengs (1770), quien intentaba recuperar las obras escultóricas de Policleto (480-420AC). La versión original de esta figura de 2,09 metros se encuentra en el Museo del Vaticano. Otras ilustres figuras donadas fueron: el “Toreur d´epecie” (Museo de Louvre) a cargo del vecino Pedro Sciacaluga, y el Dios Mercurio (Museo de Florencia) obsequiada por Juan M. Carreras.

Pero si de mitología se trata, nada supera al grupo escultórico de “Laocoonte y sus hijos”. Cruel, sufrida, desgarradora y agonizante; esta escena de 2,42 metros de altura dataría de los últimos años de la cultura helénica. Realizada por Agesandro, Polidoro y Atenodoro de Rodas; narra el asesinato divino del sacerdote troyano Laocoonte junto a sus hijos.
Existen diversas versiones sobre los sucesos. En la “Eneida" de Virgilio se narra que fue condenado por Poseidón luego de haber intentando alertar a los troyanos de la trampa del Caballo. Otra versión dice que fue Atenas, en situación similar, quien sentenció la muerte de sus hijos, mientras que Laocoonte murió intentando salvarlos. Incluso un tercer mito se basa en la furia del Dios Apolo porque el sacerdote se casó con Antiopa y rompió su celibato en su propio templo.
Pero lo llamativo no termina aquí. Durante muchos años se pensó que esta obra tallada sobre un solo bloque de mármol blanco se había perdido para siempre junto con el “Domus Aurea” de Nerón. Tras la muerte del Emperador, sus detractores se esforzaron mucho por saquear, destruir y borrar de los registros de Palacio. Pero para sorpresa de todos, en enero de 1506 un joven cayó accidentalmente en un pozo que resultó ser la bóveda perdida.

Retomando la terrenidad, en la Colección de la Facultad se conserva un calco de la escultura del poeta griego Sófocles (496-406AC). Uno de los máximos referentes de las “tragedias griegas” con los textos de “Edipo”, “Electra” y “Áyax”. Esta también fue donada por los señores Noceti y Reissig. La versión original se encuentra en el Museo de Letran (Italia).
Viajando más de un milenio en el tiempo, también se apreciar una réplica de la lápida funeraria del Guidarello Guidarelli. En particular se trata de uno de los regalos del Dr Dardo Rocha a la ciudad de La Plata.


Nacido de Ravenna (Italia) en el año 1450, Guidarello fue un líder y caballero veneciano que participó en varias guerras de los estados itálicos, hasta que finalmente se puso al servicio del Duque César Borgia, hijo del muy controversial Papa Alejandro Borgia. Sumergido en una época de violencia, oscurantismos y complot; resultó gravemente herido y falleció varios días después. El historiador G. Fantaguzzi afirma que hubo una pelea con Virgilio Romano porque este le intentó robar una camisa. Por su parte Pier Pasolini afirma que todo fue un ajuste de cuentas orquestado por los Borgia ante un presunto acto de doble espionaje.
Más allá de las causa del deceso, su esposa Benedetta Del Sale encargó una gran lápida que se ubicaría en capilla de San Liberio (Ravenna). Luego fue traslada a Quadrarco de Braccioforte y finalmente a la Academia de Bellas Artes de Ravenna. Se cree que en algún momento de la historia se haber perdido la versión original. Y para empeorar las cosas, tampoco se conoce el nombre del autor. 
Siendo una historia rodeada de preguntas, pronto creció otra leyenda por la cual las mujeres solteras que besaran la tumba de Guidarelli se casarían en menos de un año. Este mito habría nacido en los años 30 cuándo el Director de la Academia Vittorio Guaccimanni estableció que la escultura nunca más saldría a recorrer Europa porque volvía manchada con lápiz labial.


Con un acervo de 90 piezas, no todas exhibidas, la Galería Patrimonial de la Facultad de Bellas Artes es un verdadero tesoro de la ciudad de La Plata. Además de lo anterior mente narrado, también se conserva una amplia colección de capiteles (terminaciones de columnas), ornamentos y grabados que reflejan a las famosas Catedrales de Reims y Chartres. Toda una  colección que recorre el arte románico, gótico y grutescos-renacentistas. Pero todo ya sería imposible de resumir en una sola nota.

Las Visitas Guiadas para grupos se solicitan por pedido telefónico o por mail. Están destinadas a un público infantil, joven, adulto, adulto mayor y familias en general.
Teléfono: 423-6598  Int.146 // 4235756 (Of de Extensión, directo)
E-mail: areamuseo@fba.unlp.edu.ar
Dirección: Diagonal 78 n°680. A pocos pasos de Plaza Rocha (7 y 60)
Entrada: Libre y gratuita.
También se puede recorrer la galería, sin guías, cuándo la Facultad está abierta.


https://www.visitalaplata.com.ar/2019/12/ayudanos-crecer.html

Archivado en:: , , , , , , , ,